El mejor antiviral para el confinamiento: Una buena reflexión

Llevamos seis. Nos enfrentamos a tiempos difíciles. No sé en que fase te encuentras tú, ni siquiera sé en qué fase me encuentro yo.

Llevamos seis días de ésta larga cuarentena que nos espera. La vida cotidiana de todo el mundo…detenida. Una situación sin precedentes. La pandemia del coronavirus afecta a nuestra familia, empresa, amigos. El mundo se ha parado. Sólo van seis días, todo parado, todo pospuesto, incertidumbre…..

Hoy viernes día 20 de Marzo, debería estar radiante de alegría, añadiendo el #felizviernes en todos las publicaciones. Hoy debería ser ese viernes tan feliz en el que casi finalizando semana, organizamos actividades con los niños, los amigos, con la familia….pero nó. El pasado domingo día 15, el estado de alarma ha paralizado todos los planes.

Cómo abordar ésta circunstancia?

Todos estamos en la misma situación. Viajes, reuniones, colegios, planes, trabajo……todo cancelado por una circunstancia realmente triste. Estamos en una situación parecida a un duelo, como si hubiésemos perdido algo. La realidad es que hemos perdido mucho y necesitamos asimilarlo.

Necesitamos «aceptar» la pérdida. Es un mecanismo muy normal para poder recuperarse… En esa fase me encuentro yo. Intentando aceptar que «hemos perdido el tren» y que hay esperar que llegue el próximo. Sólo que ésta vez, voy a esperar a que llegue con la mochila cargada de nuevos planes, nuevas propuestas, muchas reflexiones y con una nueva perspectiva, sobre todo, siguiendo con la metáfora, con mucha ilusión de volver a coger el tren para iniciar un viaje que aunque parece una continuación, es totalmente diferente.

De todo esto nos recuperamos seguro. Lo importante es el aprendizaje que, al menos yo, me voy a llevar. Es tiempo de reflexión, de proponer nuevas metas, nuevos objetivos, de valorar, de priorizar, de volver a construir. No te quedes de brazos cruzados. Toca reflexionar y sacar conclusiones.

La vida es un viaje y debemos disfrutarlo. Somos el factor mas importante que hace que nuestro viaje sea un éxito. Todo depende de nosotros mismos. De nuestra actitud ante la vida y ante las situaciones que se nos van presentando. Nosotros decidimos….

Al principio estaba muy angustiada. Me preguntaba: Y ahora que hacemos? Ahora estoy en esa estraña fase de calma/angustia que me permite pensar con más claridad. Lo cierto es que echo de menos trabajar fuera de casa, los viajes, las reuniones, pero estoy disfrutando de lo realmente importante…

Con el paso de los días mis sentimientos están cambiando y la preocupación está presente, sin embargo, sé que hemos hecho lo correcto.

Toca reflexionar y mucho….

Me gustaría saber en qué fase te encuentras y cuál es tu reflexión hasta ahora.

Como siempre, Gracias por seguirme, por leerme y por dejarme ser…tu inspiración.

Mar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *